Guest post: Habítame Siempre – Crónica del concierto

Por @danimeizser 

Era Sábado 6 de Septiembre por la tarde, llegaba a casa de jugar al tenis como es parte de mi rutina habitual de ese día y de repente me llega un mail al teléfono que era la alerta de un nuevo post en el blog de MDC. Era el aviso de que Thalía iba a estar dando un concierto privado en New York tan solo 15 días más tarde, el 21 de Septiembre. No les puedo explicar todo lo que sentí en ese momento, el corazón se me salía del pecho de alegría. Enseguida llamé a Valeria y le conté la noticia, y sin dudarlo ni tampoco pensarlo –casi como un acto reflejo- dijimos “nos vamos a New York a ver a Thalía”.

Yo hacía pocos meses que había cambiado de trabajo, y lo primero que hice en ese entonces fue hacer todos los trámites para tener mi pasaporte y Visa para entrar a los Estados Unidos porque tenía la seguridad de que esta oportunidad algún día llegaría. No sabía cuándo, solo sabía que no quería volver a perderla como me pasó con “Primera Fila”, y me dispuse a hacer todo lo que fuera necesario para por lo menos de mi parte tener todo alistado para que así fuera. Y así pasó, tras 7 años de no ver a Thalía, la oportunidad llegó: “Habítame Siempre”; y con mucho trabajo, todo estaba listo para aprovecharla.

Había que preparar un viaje a New York en menos de 2 semanas, y yo nunca siquiera había salido del país. ¿Check in? ¿Aeropuertos? ¿Pasajes de avión? ¿Hoteles? ¡No tenía idea de nada! Pero nunca tuve miedo y siempre confié en que todo iba a salir bien, y así fue.

Los preparativos del viaje fueron una locura, muy vertiginosos. Dormir pocas horas, trabajar muchas horas extra para dejar todo listo y poder tener los días libres para viajar… todo se hacía con una felicidad que no se puede transmitir con las palabras. Y como todo hubiera sido poco, también había que salir a comprar un vestido porque “Habítame Siempre” tendría su propio dress code… ¡todo era una locura, de felicidad! No se me iba de la mente el pensamiento de que por fin vería a Thalía después de 7 años;  cerraba los ojos y me imaginaba ese momento del concierto en el que sonara la primera nota y se me caían las lágrimas de emoción; iba a ser algo muy movilizador. Y ahora mismo al recordarlo, se me vuelven a caer esas mismas lágrimas de emoción y felicidad.

Y llegó nomás el Martes 18 de Septiembre. 12 días después de ese post en el blog de MDC, me estaba encontrando en el aeropuerto internacional de Buenos Aires con Vale, Fer y Ornela para tomarnos un avión e irnos a New York a ver a Thalía. Me acuerdo que ese día había una tormenta terrible, una “Sudestada”, llovía sin parar y el viento estaba fuertísimo… pero todo salió bárbaro! Los chicos viajaban los 3 juntos y llegaban a NY el Miércoles al mediodía, yo me iba sola haciendo 6 horas de escala en la madrugada en Río y llegaba a la noche. ¡Tenía miedo del avión! Pero la felicidad que sentía era más grande. Me despedí de mis papás que estaban super emocionados y después nos despedimos con los chicos antes de embarcar, y en ese instante arrancó uno de los mejores viajes de mi vida.

Buenos Aires – Río, 6 horas de escala, Río – San Pablo y finalmente un tercer avión para hacer San Pablo – New York. No dormí nada durante esas 6 horas de escala, la adrenalina era más fuerte. Y sin darme cuenta, ¡ya estaba el avión aterrizando en New York! Me veía parada en el aeropuerto JFK con la valija, y me parecía que estaba en un sueño.

Bus, y a Manhattan. Dejé las valijas en el hotel y me fui a buscar a los chicos que estaban en unas calles raras, me habían mandado un DM diciendo que los buscara en la 34 entre la 8 y la 9… no tenía ni idea de qué había ahí, ¿qué estaban haciendo en esas calles? Quise llegar en subte, pero era demasiado pretencioso… “I am going to 34 between 8 and 9” le dije al taxista, y ahí fui. Para mi sorpresa cuando llegué, esas eran las coordenadas del Manhattan Center, el lugar donde dentro de 2 días Thalía estaría dando el concierto. Los chicos estaban locos de felicidad, se habían pasado toda la tarde ahí. Habían estado reunidos con otros fans y también se habían cruzado con Emilio Estefan a quien no pudieron evitar pedirle una foto.  Estuvimos un rato más en la puerta del Manhattan, soñando despiertos, y nos fuimos para el hotel caminando por Times Square con todas las ilusiones del mundo.

Cada noche en el hotel era muy divertida. Filmábamos un resumen contando todo lo que habíamos vivido en el día, y no podíamos para de reírnos… oscilábamos entre la risa y el shock que sentíamos cuando de repente decíamos “¿Qué hacemos nosotros 4 en Manhattan? ” y así nos agarraban las 2 o 3 de la mañana cuando por fin lográbamos dormirnos. Esa noche nos fuimos a dormir con la idea de al día siguiente desayunar tranquilos y aprovechar para descargar las memorias de las cámaras y cargar todas las baterías, y también de ir a conseguir un traje para Fer poque aún no tenía ropa para ir al concierto. Estabamos convencidos de que Thalía iba a ir a ensayar al Manhattan Center y pensamos en intentar ir para allá para tratar de verla llegar, pero no lo teníamos muy en claro.

Nos despertamos el Jueves 20 de Septiembre a las 8 de la mañana, en New York no se dormía o se dormía muy poco… y nos sentíamos perfectos, la adrenalina era más fuerte. Cuando recién estábamos arrancando a alistar todo para empezar el día, leemos que Thalía twiteó que estaba camino el ensayo y desde ese momento ya nuestro plan de desayunar tranquilos nunca iba a cumplirse. Saltamos de las camas como si nos hubiera caído un rayo, nos tomamos un taxi y nos fuimos al Manhattan Center para ver a Thalía llegar al ensayo. No eran ni las 10 de la mañana y obviamente que en Manhattan había un embotellamiento terrible! Pero llegamos enseguida porque el hotel estaba cerca, y ahí estaríamos hasta que Thalía se fuera del ensayo cerca de las 10 de la noche.

El lugar tenía dos entradas, y no sabíamos por cual entraría Thalía. Ibamos y veníamos, leíamos Twitter para ver si Thalía escribía algo pero nada… seguíamos dando vueltas y con cada detalle se nos aceleraba el corazón. Por ahí la gente de seguridad acomodaba los conos de estacionamiento y entonces ya pensábamos que Thalía iba a llegar, pero no pasaba nada jaja. Y entre las idas y venidas, llegó Ana; una fan de España que también había viajado a New York para ir al concierto. Y enseguida pegamos buena onda con ella, no parábamos de reírnos y así la espera por Thalía se había vuelto una fiesta. No dormíamos, ni comíamos, frío, calor… ni nos enterábamos de todas esas cosas. Por ahí se ponía a lloviznar, porque era un día muy gris ese, pero ni nos preocupábamos.

A medida que pasaban los minutos nos poníamos más ansiosos porque sabíamos que el momento en el que Thalía llegara estaba cada vez más cerca… y dudábamos si quedarnos en una entrada o en la otra. “Chicos, yo me voy para la entrada de adelante. Para mí entra por ahí” les dije, y finalmente nos fuimos los 5 para allá. Y cerca del mediodía ya se veía más movimiento de seguridad, lo cual era una clara de señal que Thalía estaba llegando.

No recuerdo la hora exacta, pero tipo 1 y media o 2 de la tarde se estacionó una camioneta negra en la puerta de adelante del Manhattan Center. Vimos que Tommy se bajaba para abrir la puerta de atrás, y el corazón se nos salía del pecho: de esa puerta bajaba Thalía, quien estaba llegando para los ensayos para el concierto. Son segundos, pero se viven con tal intensidad que parecen horas! Bajó Thalía nosotros nos quedamos a un costadito de la puerta de entrada para saludarla poder verla. Venía escoltada por Tommy, y se la veía apurada. Sacamos la bandera de Argentina que habíamos llevado, y en cuanto nos vio nos saludó y se le dibujó una sonrisa inolvidable en la cara. Priceless!!! Había entrado como un rayo, pero por fin la habíamos visto… la habíamos visto por primera vez después de 7 años. Estabamos locos de felicidad. Y como si fuera poco, ella al ratito puso un twit que le dio mucho gusto vernos. Increíble todo. Recuerdo que al ratito de que Thalía entró, llegaron Sonia con Carlos al Manhattan así que allí los conocimos por primera vez.

Obviamente que de ahí no nos íbamos a ir, queríamos esperarla hasta que saliera. Y así nos quedamos toda la tarde en la puerta del Manhattan Center. Pero esta vez nos quedamos en la entrada de atrás, y veíamos entrar y salir a Emilio, Tommy, Paul Forat… todos pasaban por ahí. Y a medida que iban pasando las horas, iban llegando más fans. Me acuerdo que esa tarde conocimos a Ramphys de New Jersey y a Drago de Las Vegas. Enseguida intercambiamos cuentas de Twitter, y Ramphys nos mostró fotos de la colección increíble de Thalía que tiene. De pronto vimos que la asistente de Thalía se acercaba hasta nosotros, venía a sacarnos una foto que al ratito vimos que Thalía publicó en su Twitter. Estabamos locos de felicidad!!!!

Y seguían llegando fans: Maxi, que también había volado desde Argentina, Alex, Gilberto y todos los chicos de MDC New York. Estuvimos charlando un rato en la entrada del Manhattan Center acerca del día siguiente y luego algunos chicos se fueron a cenar y otros nos quedamos a esperar a Thalía hasta que terminara de ensayar. Nos volvimos a la parte de atrás del Manhattan Center, y vimos salir a Leonel  de Sin Bandera, super buena onda! Cerca de las 9 o 10 de la noche, se empezó a mover la seguridad y ya nos imaginamos que Thalía estaría por salir. Nos quedamos todos parados en la vereda de enfrente para poder verla. Bajó Tommy, y detrás de él salió Thalía. Se subió a la camioneta, y cuando pasaba por enfrente nuestro bajó el vidrio y nos saludó. Se estaba cuidando la voz, casi no escuchamos lo que dijo pero si le entendimos claramente como nos agradeció por haber estado ahí apoyándola en ese día de ensayo. Fueron segundos también, pero segundos en los que nos miró a los ojos a cada uno y nuevamente volvimos a sentir que no podíamos ser más felices!

Llenos de adrenalina, nos fuimos a encontrar con 3 fans más: Flavia que había llegado de Brasil, La Negra de Miami y Paris que vive ahí mismo en New York para cenar todos juntos. Fuimos a comer a un restaurante que estaba justo en la esquina del Manhattan Center, estabamos todos emocionados y felices. Nos despedimos pasadas las 12 de la noche, creo, y nos fuimos al hotel. De dormir, ni hablar! Volvimos a filmar el resúmen del día y a charlar hasta entrada la madrugada. Yo logré dormirme a las 3 de la mañana, sumamente conmovida por lo que sería el día siguiente. Lo pensaba y la cabeza me volaba, y el corazón se me seguía saliendo del pecho.

El Viernes 21 de Septiembre amaneció radiante en New York. No hacía frío ni calor, el cielo estaba azul; reamente perfecto. A las 8 de la mañana ya estábamos levantados, había llegado el día más esperado por todos. El plan era ir a conseguir el traje para Fer, porque el día anterior finalmente no habíamos podido hacerlo.

Y salimos finalmente a Manhattan a comprar el traje. En el camino mientras charlábamos, empezamos a pensar en la hora en que teníamos que ir al Manhattan Center y en que no queríamos ir en subte porque las chicas íbamos a tener los vestidos y los zapatos de taco. Enseguida pensamos en un taxi, y así al pasar Fer dice algo de llegar en limousin. “Hagamoslo! Lleguemos al concierto de Thalía como ella se lo merece y acorde con lo importante que es este evento para nosotros” dijimos todos sin dudar, y en menos de media hora ya teníamos reservada una limousin que no pasaría a buscar por el hotel a las 4 de la tarde. Flavia, La Negra, Paris y Maxi se sumarían en el viaje con nosotros; así que los esperábamos en el hotel para poder ir todos juntos.

Caminamos por Manhattan, ya era casi el mediodía! Hasta que encontramos la tienda en la que Fer se compraría el traje. Fer estaba hermoso en ese traje, nunca voy a olvidar la felicidad que ese día vi en su cara. Pasado el mediodía volvimos al hotel para empezar a cambiarnos… ya eran casi las 2 de la tarde y para las 4 teníamos que estar todos listos! La habitación del hotel era un revuelo total, todos corríamos, estábamos nerviosos, ansiosos, todo! Flavia y la Negra vinieron a cambiarse a nuestro hotel así que eramos 6 corriendo para todos lados en esa habitación, fue muy divertido!

Ya eran casi las 4 y con Fer bajamos a la recepción del hotel, donde nos esperaba Maxi que también viajaría con nosotros. Nos asomamos a la puerta del hotel y la limousin ya nos estaba esperando. Seguíamos sin poder  creer nada de todo lo que estaba pasando! Estabamos por salir camino al concierto de Thalía… wow… sigo sin encontrar palabras para contarles como se sentía eso.

Una vez que ya estabmos todos listos, dimos una vuelta por Manhattan  (nos divertimos mucho en el viaje escuchando canciones de Thalía) y llegamos al lugar del concierto. Ya habían muchos fans formados, ese lugar ya era una fiesta. Nos encontramos con muchos fans que ya conocíamos, y otros que llegamos a conocer en ese momento. Los pies dolían mucho, pero la emoción era más fuerte. Y pasaban los minutos y las puertas se abrían a las 7 pero ese momento no nos llegaba más, estábamos más que ansiosos. Finalmente la fila empezó a avanzar y llegó el momento de entrar al lugar donde sería el concierto…

Fue un shock ver ese escenario preparado con todos los instrumentos de la banda… el lugar era increíble por demás… estaba todo perfecto. Sonaba música de Thalía y todos aplaudíamos y cantábamos muy felices esperando a que ella saliera a escena. Era una fiesta! La gente terminó de ubicarse y el siguiente recuerdo que tengo es verla a Thalía entrar al escenario, sentarse  en una banqueta que le habían preparado especialmente para ella y escuchar las primeras notas sonar. Ella era un ángel sentada en esa banqueta cantando Bésame… los ojos se me llenaron de lágrimas, fue el momento de mayor emoción de todo el viaje. El concierto ya había empezado, ella ya estaba cantando con toda su perfección y nosotros reencontrándonos con ella sobre un escenario. El sueño se estaba cumpliendo! Valió la pena viajar todos esos kilómetros solo para estar allí viendo a Thalía cantar en vivo.

El concierto fue genial, no parábamos de aplaudir, de cantar, de bailar, de emocionarnos; Thalía como siempre tuvo la mejor onda con el público, super super carismática con todos nosotros. Lo que suena Thalía en vivo es espectacular… si en el estudio les gusta como suena, en vivo suena mil veces mejor, se supera, sorprende, te toca el alma. La presencia que tiene Thalía en un escenario es colosal! La energía y carisma que transmite, como se mueve, como domina el espacio… te deja con la boca abierta, no podés no hipnotizarte cuando la ves ahí desplegando toda su magia. Esa presencia y ese carisma es más fuerte que todo, llena cualquier espacio y se lo adueña. No es solo lo que canta, es lo que es ella, es lo que es Thalía misma. Thalía vino a este mundo para estar arriba de un escenario, tiene el don y realmente todos nosotros somos muy afortunados de poder disfrutarla. No te deslumbra lo que tiene puesto, como está maquillada o qué baila… simplemente te deslumbra ella misma. Y eso sumado a lo que canta… bueno, es un viaje gente, un viaje de ida que no tiene vuelta… por Dios, tienen que vivirlo porque es hermoso. Cualquiera que tenga la posibilidad de ver a Thalía en un escenario, siéntase la persona más afortunada del mundo.

En uno de los intervalos Paul Forat habló con el público y dijo que este disco era el mejor de toda la carrera de Thalía. Y yo pensaba “Wow! Mejor que Primera Fila? Esto sí tiene que ser realmente increíble para superar a ese disco…”.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando cantó Habítame Siempre… creo que todos nos quebramos con esa canción junto con Thalía, acompañamos su sentir, nos unimos, fuimos uno solo. Y otro momento super especial fue cuando presentó Manías… ya con solo escuchar el título Manías se me pusieron los pelos de punta, era fuertísimo!

Cada vez que sonaba algún tema que ya conocíamos nos poníamos todos a cantar y bailar, se volvía una fiesta. Y sin darnos casi cuenta, el show ya estaba terminando. La verdad es que se nos pasó volando, pero creo que uno nunca tiene suficiente de ver a Thalía cantando en vivo.

Una vez terminado el concierto, no queríamos irnos sin ver a Thalía una vez más así que la fuimos a esperar a que saliera y allí pudimos volver a verla. Fueron segundos, y Fer y Ornela corrieron la camioneta una cuadra… a Ornela le firmó una foto y a Fer ¡la mano! Jaja una locura todo.

Del Manhattan Center nos fuimos al hotel a cambiarnos y a comer algo, y de ahí al after party que MDC había organizado. Era un lugar reservado especialmente para los fans de Thalía y sus canciones no pararon de sonar toda la noche. Bailamos, saltamos, cantamos hasta las 4 de la mañana… una verdadera fiesta. Fue el cierre perfecto para una noche perfecta!

7 Comments (+add yours?)

  1. anamariao7
    Nov 18, 2012 @ 01:35:13

    pfff, que mas puedo decir despues de un post tan IMPRESIONANTE? nada… estoy sin palabras🙂

    MUCHISIMAS GRACIAS Dani por compartir todo esto con nosotros, es mucho mas de lo que esperaba, lo estuve leyendo con una sonrisa en la cara y la verdad tienes una manera tan excelente de escribir y contar las cosas que me haces vivirlo todo a traves de tus palabras! Gracias ♥

    Reply

  2. thalisval
    Nov 18, 2012 @ 02:35:28

    Excelente!!! leer este post es sentirme nuevamente en New York !, sin palabras!

    Feliz por la experiencia, no solo de volver a ver a Thalia, sino de haber conocido y compartido este viaje con gente muy linda! #LosExtraño!!

    Mis complices @danimeizser @FERTHALIS @OrneThali ♥ Los quierooo!!!

    Reply

  3. Viviany Reyes ☆♥☆ (@Thali_Manias)
    Nov 18, 2012 @ 14:58:30

    Me emociono hasta las “lagrimas” cada detalle, cada vivencia corpatida, afirmo que estas lineas son cortas para expersar “lo que viviste” (EN ESE GRAN CONCIERTO) “H-S” no me queda mas, que felicitarte por este logro y darte “Gracias” por compartir esta hermosa vivencia con otros F.A.N.S que al igual que “TU” Amamos el talento de esta estrella llama T*H*A*L*I*A *—*

    Reply

  4. CeCi♥Thali (@danielapolla)
    Nov 18, 2012 @ 17:23:40

    Emocionante!!!

    Reply

  5. Matías
    Nov 18, 2012 @ 17:40:07

    La verdad que es un placer leer experiencias así, yo creo que como escritor lo más difícil es poder transmitir la pasión que uno sintió a los lectores, en este caso, yo logré conectar con todos los sentimientos, hasta por un momento me traslade a todo esa crónica. Gracias a @danimeizser por representar bien a los argentinos, estoy seguro de que va a ser uno de los mejores recuerdos en tu vida, te felicito, y gracias obviamente a Anita por permitir en su blog que disfrutemos de esas aventuras de los fans. Besos

    Reply

  6. danimeizser
    Nov 24, 2012 @ 23:45:00

    Muchas gracias por sus comentarios tan lindos🙂 Me alegra mucho que les haya gustado la crónica; y gracias especiales a Ana María por el espacio en este blog! Besos!

    Reply

  7. Lorena Romero
    Nov 27, 2012 @ 07:25:53

    “en ese instante arrancó uno de los mejores viajes de mi vida” que lindo leerte asi!! con tanta felicidad y pasion! que hermoso viaje!! lo lei y lo vivi como si hubiese estado ahi, la vida te premio, sin dudas con la “Thalimagia” , un viaje que marco a fuego tu existencia.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: